viernes, 26 de octubre de 2007

Repugnante

Es un adjetivo suave para el hecho en sí. Algo que me ha trastornado profundamente, al igual que a tanta gente que ha podido verlo , pues ha sido mostrado continuamente estos dias.
El ataque a una joven en un tren por un individuo grabado integramente por las cámaras de seguridad, ha dado lugar a un montón de consecuencias: el conjunto de la gran mayoría de ellas es altamente vergonzoso a mi entender.
La niña va sentada tranquilamente y este individuo una y otra vez , sin más, la insulta y golpea.
Los demás pasajeros , ni se inmutan, nadie hace nada.
Por las normas , leyes, lo que sea, el individuo queda en libertad.
En varias cadenas de televisión es posible verle , tranquilamente por la calle, entrevistado cómo a una auténtica celebridad. Ayer no cobraba nada por ello, hoy he oído en algún sitio que se planteaba el hacerlo. Incluso se baraja la posibilidad de que pueda aparecer en algún programa televisivo, contando su heroicidad .
Por las normas, leyes, lo que sea, el individuo ahora parece que irá a la cárcel.
Políticos ecuatorianos se manifiestan abiertamente por el hecho. Muchos comentarios se leen, protestando por lo que llaman injerencia de aquél país, en éste en el que ocurren tan meritorios hechos ; y no es el primero ni mucho menos.
Y suma y sigue.
Es repugnante que ocurran estos hechos racistas, eso está fuera de toda valoración, pero , los hechos que se han ido viendo, las actitudes de ciudadanos que no actúan, de medios que dan valor al individuo cómo deseable entrevistado , la actuación inexplicable de la justicia, no pueden sino ocasionar un estupor , una auténtica verguenza a quienes compartimos el mismo entorno, o a cualquiera que contemple semejante circo .
Veo el hecho pensando sobre todo en la niña, en su familia. Mi hija tiene un año menos que ella, y no dejo de estremecerme mirándola y poniéndome en el lugar de esa madre. Pero no es necesario que concurra esa circunstancia, no hay que tener un contacto necesariamente con algo para que duela un hecho así ; un hecho no sólo doloroso, sino deleznable, además de absoluta y totalmente reprobable. El hecho, el individuo, todos los demás actores de esta inaceptable película de terror.

Marchitas

Pincha sobre la imagen, la verás mejor.

4 comentarios:

Agatha Blue* dijo...

Si, es un adjetivo que califica bien esa detestable actitud.

A mi me preocupa, que estos brotes de racismo puedan propagarse y empezar a crear una alarma social que pueda dar pié a otros conflictos.

Es cierto, debería ir a la carcel o pagar por esa horrorosa situación. Pero también creo que se le está dando demasiado bombo y platillo y no se porqué me dá que el está encantado de verse en la televisión en todos los telediarios y programas... No está de mas que se denuncien públicamente estas agresiones, como cualquier otra, pero en esta en concreto, se le está haciendo mas publicidad que denuncia.

Lo mejor que le podría pasar es que pasara un tiempo encarcelado, por que como a alguien se le ocurra tomarse la justicia por su mano, de repente se le van a quitar las ganas de que su cara sea la mas vista de los últimos dias.

Totalmente en contra de racismo, y cualquier otra cosa que arrincone a cualquier persona, abogo por la cordialidad y tolerancia entre todos.

Un saludo,

Agatha Blue*

Landahlauts dijo...

Y algo igualmente triste es que... cuando sale el niñaco en televisión, lo hace a cara descubierta: sin vergüenza, ni miedo. En cambio, la chica, se tiene que esconder tras unas gafas negras y acachando la cabeza.
Al revés, así nos va.

Mari Carmen dijo...

A mí lo que más me indigna es la pasividad. Pasividad de aquel tipo que se dijo que aquello no iba con él, aunque sé que lo que tenía era miedo. No todos pueden ser valientes. La valentía a veces sale cara. Pero qué tristeza pensar así...

Me indigna que cosas como estas, que pasan a diario, sin que nadie diga nada, tomen la relevancia que toman porque han sido grabadas y sacadas en los medios de comunicación.

Me indignan los medios de comunicación que buscan la carnaza, el chisme, con tal de elevar sus tiradas o audiencias, y el que le den la categoría de 'estrella' a un mierda, malnacido, que no merece nada más que desprecio.

Me indigna esta sociedad nuestra, cada día más imbécil.

Un abrazo, Luz

luz de gas dijo...

Todo eso es lo que tanto me repugna, la relevancia que se le ha dado a este tipo casi cómo a una estrella; la actitud pasiva de los ciudadanos (, lamentablemente, tiene su punto de comprensión), el que ocurran estos hechos y no pocas veces. Todo ésto ha sido ,cómo cualquier vez que ocurra, repugante, pero éste además. hemos tenido ocasión de verlo claramente. Saludos : Agata, Landa, Mari Carmen.