miércoles, 24 de octubre de 2007

En la noche


En la noche

Pincha en la imagen, la verás mejor.

El dia ha sido largo e intenso cómo es habitual . Trabajar en la casa, con las habituales labores o al menos, las que de tiempo a hacer. Después, el trabajo fuera de ella, unas horas inacabables, porque hay dias en los que hay problemas desde el inicio, que van aumentando y aumentando, y no hay un momento de sosiego sino todo lo contrario. El trabajo ha de hacerse, cómo cada dia, pero peor hoy con problemas añadidos a la fuerte carga habitual. Cómo es lo normal, y con el empuje de todos afortunadamente, y aunque nos cueste acabar la jornada algo más de lo que debemos estar, lo conseguimos. Y por fin llega el momento del descanso.
Entonces llegan los mejores momentos. Cuándo ya va llegando el momento de dejar de escuchar tantos sonidos , tantos ruidos, entonces es el momento de hablar. Las horas tranquilas de la noche, en las que sólo cuenta lo que decimos y oimos . Son esos instantes perfectos en los que quieres escuchar cómo ha ido el día, y contar cómo lo has vivido tú; instantes en los que sigues hablando sobre el tema que sea, una y otra noche, sin que pierdas el interés sino todo lo contrario en seguirlo haciendo. Momentos de complicidad, de risas tranquilas, de gestos agradables, de disfrute total escuchando y siendo escuchado. Suena la música de fondo elegida para esa noche, y las palabras no pierden el ritmo, van encadenándose sin pausa, porque no apetece que sea de otra manera. Y, sólo se acaban cuándo el reloj ya indica que hace mucho que estamos en otro dia, pero no se ha notado en absoluto ese montón de minutos, esas horas que llegan a formar.
Y entonces, cuándo ya se apagan todas las luces definitivamente, piensas en el dia que ya no está tan lejos, y te hace feliz el saber que se repetirá el momento tan especial que acabas de tener, y sino puede ser ese dia será en otros próximos, eso no importa, porque sabes que de nuevo , la magia de las palabras inacabables llegará, y la noche se llenará tan sólo con hablar y escuchar. Y la música seguirá sonando, envolviéndolo todo.

Sealed with a kiss . Brian Hyland . (Aquí podrás conocer más sobre la canción y el intérprete)











3 comentarios:

Merce dijo...

Tú lo has dicho, el maravilloso momento en el que lo único que se escucha es el silencio...

Landahlauts dijo...

Es una suerte poder disfrutar de momentos así, la verdad. A disfrutar.


La canción, preciosa, un clásico de esos que sí ha envejecido bien.

Saludos.

luz de gas dijo...

Hablar y hablar; pero , de noche, todo es de otra forma, tiene otro color.
A disfrutar la noche, siempre que se pueda.
Saludos Mercedes, Landa.