martes, 17 de abril de 2007

Alas prestadas

Oyendo los pájaros aquella mañana se quedó quieta, en la mesa donde estaba escribiendo una carta a , no recuerda quién: se le vinieron de pronto a la mente mil sensaciones. Recordó. Cuándo era niña, así se sentía ella, también de joven incluso de mayor, alguien con ganas de volar, y de conocer gentes y lugares , y de disfrutar y de vivir, y de reir, sobre todo de reir ; reía por todo y por nada, continuamente. Era alegre, mucho . Jugando de niña en los huertos alredededor de su casa, con el agua que corría por entre ellos en los pequeños canales de riego ; jugaba entre las plantas, entre las flores , por el camino y sobre todo , reía. Pensaba que así era la vida para todo el mundo, jugar y reir. Reir. Era una persona entrañable, reía y hacía reir; y eso se lo reñian mucho en casa ; le encantaba el hacer reir a los demás , y le reñian ya que no la entendían; según ellos, no querían que hiciera el ridículo, que se rieran de ella por "hacer el payaso" , eso le decían entre otros desatinos , y eso a ella no le importaba en absoluto.Era una persona a quién ,de tan limpia de corazón y mente cómo era, no se le ocurría que eso pudiera pasar, y seguía pensando en reir y en hacer reir a los demás con mil cosas, ya que su carácter se lo facilitaba , se lo pedía y así era feliz, haciendo felices a los demás y seguia con sus imitaciones , algo que le gustaba mucho y se le daba muy bien; con sus mil y una bromas, con sus comentarios en tono de broma. Si alguien se reía de ella y de sus cosas, no lo veía mal, no le molestaba, y seguia igual. No podía parar de reir, incluso en una ocasión en una clase de religion, el sacerdote la mandó salir al pasillo , a que esperara , y cuando se le hubieran pasado las ganas de reir, pues que volviera a entrar. Era increible . Hasta que empezó a llorar. Cuando alguien, que no era de la familia lo consiguio, al intentar él tambien cortarle las alas que siempre habia querido mantener abiertas ; esas alas que le permitirían volar, vivir, reir. . Ese dia, todo empezo a cambiar. pero siempre, siguio riendo, pese a mil situaciones por las que pasó, siempre siguió riendo. Aún hoy, siempre encuentra un momento , aunque sea breve , para reir, y sobre todo, lo que más le sigue gustando , hacer reir a los demás , que rian con ella, , no importa lo que piensen los otros , mientras rian y ella sea quien se les haga llegar a ello.





Aquellas pequeñas cosas ; Juan Manuel Serrat






4 comentarios:

Mari Carmen dijo...

La risa, la hermosa risa, que nos hace grandes, y libres, y mirar el mundo con otros colores.
Que nadie, nunca, te quite la risa. Jamás.

Un beso.

luz de gas dijo...

Que se mantenga, verdad, pese y, por encima de todo. Ayuda mucho .Abrazos

Osselin dijo...

Dedicado a ti, a Serrat y a la canción:
CONFIANZA
Confianza ,
apertura,
desbrozar caminos,
transparencia de los afectos,
bondad incalculada,
flores perfumadas,
anarquía del placer,
azúcar para el alma,
mano que levanta,
contemplador del amanecer

Osselin

luz de gas dijo...

Gracias Osselin, muchas gracias ; unas espléndidas palabras , tus bellos poemas . Un abrazo.