domingo, 9 de diciembre de 2007

ilusiones rotas

Colores rotos

Pincha sobre la foto, la verás mejor.

Tener ilusiones, desear algo que puede o no estar a tu alcance, y que podrías conseguir en un momento determinado. No hablo de ilusiones refiriéndome a obtener algo material, tangible, algo cómo un premio, o parecido. Sólo me refiero a tener el deseo de algo simple, en realidad, simple en su concepto. Ilusionarte con tener algo de lo que incluso es , cómo casi todo lo mejor , gratis. Hablo de tener un momento de alegria con algo o alguien con lo que, con quién sueñas. De, disfrutar de un momento en el que compartas algo hermoso , y lo hagas con quién deseas. Ilusionarte con ver el comienzo del dia, con una serenidad, una calma que ansías. Hablo de verlo acabar, estando relajada por fin, con una sensación de , aunque sea discreta, alegria, por haber tenido unas horas, cuántas han formado ese día, en las que has hecho , más o menos cómo esperabas, lo que tenías previsto para ese día.
Hablo también de esas ilusiones, pequeñas, que te hacen mantenerte día a día, pasando uno tras otro y sin dejar que te venzan tantas cosas cómo podrían hacerlo. Son las ilusiones, las que te sujetan, en las que te apoyas, las que acaban siendo el origen de la fuerza que te va quedando.
Lo malo, que esas ilusiones, son algo tan etéreo a veces, que acaban difuminándose en el cielo que hay sobre tí; son tan livianas en sus colores , que acaban mezclándose unos con otros, formando unas flores con colores sin definir, con colores rotos. Cómo las ilusiones.
Y más tarde, cuándo en casa recordaba lo que me había dicho María mientras comíamos en su casa, no tuve más remedio que darle la razón en muchos de sus argumentos. Había hablado mucho rato, y la escuché atenta, cómo siempre hago, pues sé lo que necesita hablar, lo que supone para ella el que yo esté escuchando. Y no dudé en hacerlo, y más ese día, en el que cómo tantos otros, estaba sola en su casa, y aprovechó para invitarme a compartir la comida dominical.

La música de Diana Krall . Boulevard Of Broken Dreams








11 comentarios:

Milagros Sánchez dijo...

Sí, las ilusiones nos aportan ganas de vivir, de luchar al menos por hacerlas realidad algún día y en cuanto a esas pequeñas ilusiones de las que hablas en esta entrada, son así como las defines tú o como quizás tu amiga, María, las define: "flores con colores rotos", me suena muy poética esta definición.
Siempre es bueno dejar hablar a nuestr@s amig@s cuando pasan muchas horas sol@s, porque naturalmente necesitan compartir sus preocupaciones, ideas, sentimientos e ilusiones, como le ocurre a María y nos ha ocurrido también a much@s de nosotr@s, en alguna época dificil de nuestra vida.
Besitos y que empieces muy bien la semana. ¡Intenta no estresarte con las compras!

Landahlauts dijo...

Unas ilusiones mueren... otras nacen. Como todo en la vida. Lo importante es tener capacidad para ilusionarse, ¿no crees?

Agatha Blue* dijo...

Las cosas sencillas por las que nos ilusionamos son las mejores.

Hablo de ilsiones de "Luxe"...

* El beso de la persona que mas quieres del mundo.
* La sonrisa que pone la persona que mas te quiere del mundo cuando se lo dás.
* Darte un baño laaaargo despues de un día agotador.
* Un chocolate calentito en un día de lluvia.
* Despertarte y ver que aún te quedan tres horas para que suene el despertador.
* Observar un bello paisaje.
* Observar un bello momento.

Ilusiones de luxe.

Agatha Blue*

luz de gas dijo...

Pues la verdad es que se agradece muchísimo , todos lo sabemos, el tener a alguien dispuesto a escucharte. Eso sí que es todo un placer ,Milagros.

luz de gas dijo...

Ahí, has estado cómo siempre Landa, muy acertado. Eso sí que es deseable, y envidiable, no perder jamás esa capacidad. Y, cuándo se cumplen esas ilusiones, que pasa claro alguna que otra vez, qué doble placer, cuándo ya esperabas poco, realmente.

luz de gas dijo...

Yo sí que coincido contigo totalmente, Agatha. Placeres ultramegaluxe y gratuitos. Los mejores, y más agradecidos, siempre.

lágrima de esperanza dijo...

Es verdad Luz,tener ilusiones te hace sentir vivo y aunque no siempre se cumplan te motivan a seguir hacia adelante sabiendo q otras vendrán. Un saludo

Livaex dijo...

Me encantan tus historias de María. Son tan cotidianas y verdaderas, que me alegra que las compartas. Un saludo.

El Secretario dijo...

Hola Luz.

Hace poco, hablando con mi hija adolescente, me decía:
"Cuando deseas mucho, mucho una cosa estás ilusionada con conseguirla y, una vez que la tienes, se te acaba la ilusión..."
............................

Hablaba de cosas materiales, por supuesto. Cabe pensar si también se daría este fenómeno con deseos menos materiales...

Algo positivo: al menos, con 15 años, se ha dado cuenta.

Abrazo ilusionado.

Shikilla dijo...

Dicen que uno se hace mayor cuando pesan m�s los recuerdos que las ilusiones. As� que, que no nos falten nunca!

Tienes raz�n, cu�nto se agradece cuando alguien te escucha y qu� poca gente sabe hacerlo. Si escuch�ramos m�s, quiz�s comprender�amos mejor a los que nos rodean.

Un abrazo

luz de gas dijo...

Tener ilusiones, ayuda a seguir; escuchar, ayuda a los demás y a uno también; hablar de tus ilusiones y conseguir que te escuchen, el no va más. Besos a todos