domingo, 2 de diciembre de 2007

Aquellas Navidades

Navidad
Pincha sobre la imagen, la verás mejor.

Me gustaba mucho la Navidad .Ahora , ya no tanto. Todo es demasiado distinto. No sólo porque desde que mi padre no está , desde hace diez años ya, no llegue con el mismo ánimo a estas fechas, sino porque todo es distinto a la feliz Navidad que viví durante años.
Aquellos años en los que, la presencia intensa del frio, que hasta incluso es ahora bastante menos notable, nos indicaba que ya iba faltando menos. Semanas antes, ya se iniciaba la preparación de los dulces , aquellos que se preparaban por la abuela, una maestra la mía, con gran arte y todo el cariño necesario. Eran variados y muy abundantes. Serían para toda la familia, y disfrutaríamos de ellos, desde antes de la Navidad hasta bastante después. Recetas de muchos años atrás, que se preparaban usando sólo ingredientes sencillos pero excelentes todos. Usando en muchos casos moldes de metal , con los notables rastros del paso del año por ellos. Estrellas, círculos, algo parecido a una guitarra, cosas así, que luego darían forma a la masa trabajada intensamente. Al horno del pueblo iban a cocerlos, colocados en papel de estraza, que quedaba casi negro, tras el paso por el moruno horno. Colocados los papeles con su dulce y apetecible carga en cajas de cartón , se colocaban en la despensa, recibiendo continuas y discretas visitas. Pero, había muchos hechos, y hasta después de la Navidad seguíamos comiéndolos, y en perfecto estado además.
Llegaban los dias especiales, y las comidas de toda la vida esos dias. En mi casa, la cena era siempre carne asada en las brasas. Mi padre preparaba una hoguera, y en ellas, se iba asando la carne , de cordero sobre todo. Esa era la cena de Nochebuena, y era un auténtico placer, seguida de los dulces de la abuela. Y la comida de Navidad, pavo con pelotas, una especie de albóndigas, hechas con carnes y embutidos variados , una auténtica delicia esos dias invernales. Algo de turrón, pero blando y duro, es lo que había.
Y los regalos, esos el dia de Reyes, y sólo para los niños; algún juguete, material escolar incluso, pocas cosas más.
Otros tiempos, otras necesidades, y sobre todo , otra forma de vivir la Navidad. Distinta a la de ahora, en todo casi por completo. Ahora es otra cosa. Han pasado años, y para mí ha cambiado . Mis hijos, la viven de distinta forma a cómo yo la vivía. Distinta en todo. Para mí,, nada cómo aquella, pero, es mi punto de vista.









6 comentarios:

Livaex dijo...

Todo va cambiando, y las Navidades también. Cada vez nos volvemos más consumistas y sólo hay que ver los comercios y las calles de ahora, para ver la diferencia con lo que recordamos de nuestra niñez. Pero bueno, hay que intentar disfrutar lo que se pueda. Saludos

Landahlauts dijo...

Quizás, al haber menos medios, eran tiempos en que se valoraba más todo. Por lo que tenía de extraordinario y poco frecuente. Hoy... por suerte, supongo, hasta el cordero se ha vuelto algo normal.

(Aunque a mi, pensar en ese cordero a la brasa... me está haciendo la boca agua ahora mismo...)

Saludos, Luz

Milagros Sánchez dijo...

Sinceramente me has conmovido con tu relato, porque yo me veo reflejada también en él.
Aquellas navidades con nuestros abuelos, tíos, primos, vecinos, padres y hermanos no se parecían en nada a estas de ahora. Estas en cambio, son ya de plástico y al "vacío".
Besos

luz de gas dijo...

Son distintas; para vosotros, también parece que tenían otro sabor, sería nuestra edad también entonces. Ahora, de todas formas, sí que hay un exceso consumista, y una forma diferente de celebrar esos dias; distinto. Saludos

Mari Carmen dijo...

Yo también siento una gran melancolía por aquellas Navidades de mi niñez y mi adolescencia, viviéndolas con mis padres y mis hermanos, con vecinos amables que venían a tu casa y tu a las suyas... Eran otros tiempos, para mí maravillosos, por eso te entiendo Luz. Nunca ahora podrá ser como antes. Jamás.

un abrazo

crisfer dijo...

Coincido totalmente, además estaba toda la familia completa..eso sobre todo y sí, era todo más sencillo y los regalos en reyes, qué papá noel! Y pensar, que acá comíamos eso mismo y es pleno verano jajaja pero era lindo igual. Ahora ya no me gustan más las fiestas, besitos. cris