sábado, 24 de noviembre de 2007

Menudos ídolos

Nueva Condomina
Pincha sobre la foto, la verás mejor.

No eres un ídolo deportivo y estás en un altar a miles de kilómetros sobre quienes te adoran. No puedes, llegar a un lugar, y sin mirar a nadie, atravesar rápidamente el pasillo para meterte a tu hotel. No puedes permanecer sordo y ciego a quienes, se conforman con una mirada, una sonrisa al menos. No pueden estar horas y horas, esperando para veros , pacientemente , para que bajéis del autobús, y unos segundos después ya no estéis ahí. No podéis dejar a quienes os idolatran , con la idea de que , sólo se os debe ver en el campo de juego y listo.
No es sólo que no podéis. No debéis, ese es el término adecuado. Claro está que podéis, tenéis todo el derecho y capacidad para hacerlo. Ahora, os debéis al público. Sin más . No sólo al equipo, también al público. El que os eleva a la calidad de ídolos, el que os sigue en todos vuestros partidos, entrenamientos, o , simplemente, sabe de vosotros por los medios de comunicación. El público es quién os ha puesto ahí. Vuestra calidad, también , claro está, pero en ese nivel, es el público quién os mantiene en las alturas. Y la calidad, no debe ser deportiva sólo, humana, sería muy adecuado que lo fuera. Por muy ídolos que seáis. También .dejaréis de serlo , algún día, y quedarán muchos recuerdos de vosotros, de todo tipo, fijo.
Me molestó bastante lo que le pasó ayer a mi hija. Hoy, juega el Real Madrid aquí , en Murcia ;(fútbol, por algún despistado). Ella y sus amigas, junto con mucha más gente, esperaban a la puerta del hotel. Sin problema, no les importó el tiempo, llegaban sus ídolos. Y llegaron; bajaron del autobús, y rápidamente, en su inmensa mayoría , y sin mirar más que hacia la puerta del entrada, entraron al hotel. Sólo alguno de ellos, sonrió a quienes les esperaban ; sólo alguno, saludó, o aceptó alguna fotografía junto a ellos. Nada más.
Dos de ellos, firmaron algunos autógrafos, aunque estaba previsto que fuera un acto público. Y , el público que accedió, fue , mínimo, y muy escogido. Nueva decepción.
No es más que , una reflexión, tras ver la decepción de mi hija. En muchas ocasiones, me ha molestado verles así, con esa actitud, cuándo los veo en televisión. Ahora, con los ojos de mi hija viendo todo, con la triste impresión que le quedó, me molesta aún más, y la repruebo con más dureza. No me parece que deban ser ídolos; les falta lo más importante, por mucha calidad y nivel deportivo que tengan, ésto está fuera de toda duda. No merecen ser ídolos, y menos , de unos adolescentes ilusionados.










8 comentarios:

Shikilla dijo...

Esos �dolos con pies de barro que, en cuanto nos descuidamos, se caen estrepitosamente de su pedestal y se hunden m�s abajo de lo que deber�an ser: personas, y como tales, comportarse sencilla y llanamente con humanidad.

Dice el refr�n que es de bien nacidos ser agradecidos, y ellos parece que lo olvidan. L�stima de todos los ni�os y j�venes que les ponen como "modelos a seguir" porque muy poquitos de verdad cumplen sus expectativas.

Conf�o en que haya todav�a alg�n "�dolo" que sea humano antes que "dios".

Un beso para t� y para tu hija.

Tanhäuser dijo...

Son niñatos ricos. Nada más.
Dale un beso muy grande a tu hija de mi parte, ¿vale?

Merce dijo...

Pues tienes todas la razón, y no merecen la pasión y la ilusión que tanta gente pone en ellos. Supongo que es culpa del dinero que mueve el negocio del fútbol, que al final es solo eso negocio. ¿Tanto les costará a esos ídolos "perder" unos minutos de su tiempo y hacer felices a unos chavales, cuando además les resulta tan fácil hacerlo?

Supongo que tu hija está en esa edad en que la vida te va dando tortazos...y así vas aprendiendo...pero algunos tortazos duelen...

Antonio Catpo dijo...

merce tiene mucha razon, estos tortazos, a veces dolorosos, nos hacen madurar, nos muestran que no todos los idolos merecen admiracion

Landahlauts dijo...

Como dice Tanhäuser, lo más penoso es que son niñatos ricos. Algunos de ellos tendrían dificultades para escribir algo distinto de su nombre.
Pero... nuestra sociedad de la imagen los transforma en algo distante y, hay quien cree, que sublime.

No merecen nuestra atención. Y menos, sabiendo que viven de ella.

Saludos para ambas, hoy domingo...

luz de gas dijo...

Sí es un palo, un tropiezo qu
e no debía haberse producido, éste no; ellos viven de los que les elevan, a una categoría que les viene humanamente demasiado grande.
Saludos; gracias por los besos , amables que sois.

Milagros Sánchez dijo...

Como bien has explicado esa situación que ha vivido tu hija (lo siento más que nada por su inocente confianza y admiración hacia estos "mequetrefes" del tres al cuarto) es una auténtica VERGÜENZA!!!

En esta sociedad de consumo y de la mediocridad, donde cualquier listillo o sinvergüenza puede hacerse "famoso" de un día para otro, me lleva a pensar en esa inconsciencia social acerca de lo que debería valorarse como auténtico mérito en las personas: no su glamour ni su palabrería sino su calidad humana y su preparación intelectual. Porque desgraciadamente estos "niñatos" del balón lo único que valen es para hacer buena "caja" y "quemar" la paga de muchas familias... En fin creo que debería reflexionarse bastante sobre esas ganancias desproporcionadas de esos "niños pijos" que no saben hacer la o con un canuto y seguro que se bajarían del pedestal en el que están subidos.
Deseo que tu hija no vuelva a tener que sufrir de nuevo otra situación parecida.
Muchos saludos y consuelo para tu niña.

luz de gas dijo...

Gracias Milagros, estamos de acuerdo, en la inadecuada actitud y méritos otorgados, a quién está falto de tenerlos, cómo personas. Saludos