viernes, 23 de noviembre de 2007

Confusiones

algo raro


Pincha sobre la foto, la verás mejor.

Acertar al hablar, al escuchar, no es tarea fácil siempre. Uno busca una transmisión de ideas, sensaciones ,o ,sentimientos, y las palabras no aparecen, o no hay manera de unirlas con una aceptable al menos , coherencia. Por el motivo que sea, eso da igual, pero, no se llega a pasar al otro lo que se desea y, tan sólo se crea un estado de confusión.
Por el otro lado, el que escucha; oye palabras, interpreta a través de ellas lo que sienten otros y no siempre lo consigue. Interpretar, traducir, unas palabras, en las que van o intentan ir, los más que complicados sentimientos.
¿Cómo contar lo que uno nota en su interior?; ¿cómo dar a conocer a otra persona, algo que es confuso, que no se sabe lo que es por tanto?; cómo hacerle saber lo que uno guarda en su interior, cuándo ni siquiera sabe que es ello, si tiene algún nombre o no, o, incluso si quiere saber si existe ?.
Porque lo que más difícil resulta es mirar hacia adentro, ver qué hay, y si eso lo quieres o no. Y después , viene el decirlo. Y no sólo una mirada puede decir todo, un gesto, un hecho ; está el decir lo que se siente. Muy difícil hacerlo en ocasiones, más si no hay claridad en lo que se pretende expresar. Complejo además , cuándo se quieren evitar sombras en quién escucha, sombras que hagan distorsionar lo escuchado.
Recoger lo escuchado, unirlo, pasarlo por un tamiz de comprensión o de entendimiento; otra difícil tarea. No ver lo que se quiere decir, aunque el otro no consiga expresarlo en palabras. Ver sólo eso, la idea pura, sin los acompañamientos que han intentado llevarla con más o menos suerte. Limitarse a escuchar, aún sin llegar a oírlo todo porque ni siquiera se ha dicho o, sabido decir. Escuchar y comprender, escuchar y captar tanto en tan poco.
¿Es tan difícil , realmente es tan difícil?. Hablar contando lo que sientes. Escuchar lo que siente el otro. Y en ambos casos, localizar el punto exacto de claridad, que deje todo en un lugar estable. O, si no se puede , intentar mantener los remos equilibrados para no zozobrar, en ese lago de corazones aturdidos.
La música : Elvis Presley : You'll Never Walk Alone




5 comentarios:

Landahlauts dijo...

Con las palabras es que es muy difícil acertar... Yo tengo una capacidad para usar las más inapropiadas!!!!

Fíjate... hoy yo hablo de silencios, y tú de palabras...

Una canción muy emocionante, Luz, que habla de solidaridad, de amor, de apoyo...

Agatha Blue* dijo...

A mi me sucede, que al encontrar una imagen en la calle que me seduce, intento ponerle palabras ( aquello de una imagen vale mas que mil palabras, se me pasa a menudo por la cabeza... )... y las mismas palabras son tan fantásticas si se saben utilizar... ( no hay duda, que tu sabes hacer buen uso de ellas y a mi me parece que sabes unirlas de maravilla, para dar forma a estos fantásticos post...)

:)

Abrazos,

Agatha Blue*

luz de gas dijo...

Todos tenemos ese momento, de hablar sin deber, o callar cuándo no se debería . Saludos Landa

luz de gas dijo...

Al igual que tú, Agatha, lo mismo.Eres muy amable, muchas gracias. Saludos

Milagros Sánchez dijo...

A una amiga le oí decir una vez que ¡cuándo se inventaría un lenguaje para los sentimientos! una especie de "idioma" que transmitiera a quien nos escucha, lo que somos incapaces de hablar, porque no encontramos la palabra adecuada, porque se nos hace un nudo en la garganta, porque nos saltan las lágrimas (bien de tristeza como de felicidad), porque no sabemos cómo no herir al otro y terminamos haciéndonos daño a nosotros mismos, etc.
Y luego por otro lado está el proceso de comprensión del mensaje recibido, el sentido de las frases, los gestos, etc. pasarlo por el tamiz y devolverlo al cerebro ya procesado... ¡Una delicadísima obra de arte!
Y todo esto para evitar confusiones ¡qué dicil!
Muchos saludos cariñosos.