domingo, 11 de marzo de 2007

El orgullo de Maria

imponente



Maria está perdida, cada dia que pasa, es una arruga más en su vida, real y, de las del alma. Siempre ha tenido una idea clara, de las pocas que ha tenido ya que siempre ha sido la reina de las dudas; nunca ha querido ser una persona orgullosa, era algo que despreciaba profundamente; cuándo alguna vez oyó hablar de lo que era la autoestima, eso de quererse y valorarse a sí mismo, eso le sonaba raro, de tal modo que jamás ha llegado a saber, dónde debía de terminar eso, ese nombre que tan raro le sonaba, y dónde empezaba realmente el ser lo que ella odiaba tanto, el ser orgulloso. Así sigue, siendo una persona ya algo mayor, sigue dudando, y actuándo en consecuencia, claro está: si me quiero demasiado, si llego a tener una autoestima alta, entonces, ¿seré una persona orgullosa? , ¿donde está el límite, para , tener autoestima, y , no llegar a ser orgullosa?. Y así sigue, todos los dias igual, en cualquier situación . Pobre mujer, y , así le va . Todos los dias continúa sintiendo que es cada dia más humillada, que cada dia se la tiene menos en cuenta, por todos y para todo y, donde más se pierde la pobre es con el marido, ahí, ya no tiene arreglo o , ella no acierta a encontrarlo. Cuando ella le dice al marido cómo hacer algo en la casa, de la manera que ella, bajo su criterio de años de ama de casa, cree saber de sobra, el otro individuo la recrimina duramente, haciéndole saber que , ya él hace lo que cree y cómo cree, y, nadie y menos ella, le va a dirigir la forma de hacerlo, ni por supuesto , él va a aceptarle crítica alguna. Maria se hunde, no sabe cómo reaccionar para hacerle entrar en la razón que ella cree es la adecuada, pero él se mantiene en su postura. Así, una vez más en tantos años, ella retrocede, se calla, y se encarga de hacer el trabajo, puesto que él seguirá haciéndolo a su manera, con lo que ella deberá ir detrás arreglando los desaguisados que él suele realizar y, para evitar ésto, decide por ésto hacerlo ella todo de primeras . En estas ocasiones , le vuelven las eternas dudas respecto a la actitud a tomar , cómo actuar para , no llegando a ser alguien orgulloso en el sentido duro de la palabra, no dejar que su autoestima vuelva una vez más a rozar el suelo de la casa, y no sólo de la suya, sino de varios pisos más abajo.


De nuevo , Mr Sandman ; ahora en la versión de Mocedades
Sobre la canción , en español y en inglés.

9 comentarios:

Osselin dijo...

Son asuntos que hay que arreglar la primera vez que pasan.
Hay que plantarse cuando uno/a sabe que tiene razón, aún a riesgo de perder al otro.
Si se pierde al otro, no merecía estar con nosotros. Si se queda es que nos quiere y sabe a que atenerse.
Bueno, todo es muy facil de decir cuando no es la primera pareja. Con la primera pareja (o amor) esto es muy dificil de hacer.

Osselin dijo...

Hablando de otra cosa zagalilla. Si te interesa saber mas cosicas de Nina Simone quizás te interese leer esto:
http://www.apoloybaco.com/ninasimonebiografia.htm

Anónimo dijo...

porque no dejas q haga las cosas a su manera?
a lo mejor no las hace bien pero lo intenta,por lomenos.
lo imortante es q colaboreis ls dos.
no sabes lo afisiante q es que siempre te esten diciendo como tienes que hacer las cosas.

Sara dijo...

Me encanta Mr Sandman :) Coincidimos mucho en gustos musicales, Luz, yo se la cantaba a Nacho cuando era un bebé. Lo otro...si supiera como actuar en esos casos sería una persona feliz.

Un abrazo

luz de gas dijo...

Gracias Osselin ,realmente no sabía nada de ella, me gusta su música, pero ignoraba todo lo que me has permitido conocer. Eres muy amable. Saludos
Anónimo : creo que ha probado eso y muchas variantes más. Gracias por tu visita, lector anónimo. Saludos
Sara , es que es de esas canciones de toda la vida, ¿verdad?, y siempre te agrada volver a hacerlo . Y en español, pues creo que pocas veces lo había hecho. Saludos

Mari Carmen dijo...

Es cierto, ¿por qué no dejar que se hagan las cosas como uno cree que ha de hacerlaas? El problema que tenemos las mujeres es que sólo hay una manera de hacer las cosas (en casa, me refiero): la nuestra. Así sólo conseguimos cargarnos todo el trabajo y encima estar estresadas y cabreadas. Yo antes era de esas. Ahora no. Ahora en cuanto él me dice... voy a hacer esto, o lo otro... yo le contesto, sí, sí, por favooooor. Y me da igual que lo haga mejor o peor. Lo importante es que se esfuerza y no lo hago yo, que me dedico a otras cosas más interesantes que fregar un suelo o un baño.

Un beso :)

Deseante dijo...

Me pasa lo mismo que a María, sí lo reconozco...
Lo que ha puesto Mari Carmen y con todos mis respetos, me parece machista :S

Deseante dijo...

Por cierto, adoro a Nina Simone :D
Yo la conozco gracias a mi hermano
Es fantástica ¿verdad?

luz de gas dijo...

Las situaciones , y más las personas ,somos tan complejas, que a veces no sabe uno cómo acertar.
Nina Simone , fantástica ,¿verdad?, me gusta bastante. Saludos